Italia está perfectamente comunicada por vía aérea al resto del mundo, pero también sigue siendo posible llegar en tren, a través de la densa red de autopistas o a través del mar. 

 Moverse dentro del territorio italiano es fácil: existen conexiones aéreas entre las principales ciudades con frecuentes vuelos diarios. La red ferroviaria se extiende a lo largo de más de 15.000 kilómetros y cubre de forma homogénea todo el territorio nacional, así como la densa red de autopistas, autovías y carreteras estatales que permiten alcanzar velozmente todos los ángulos de la península. Distintos ferrys y barcos unen frecuente y rápidamente las islas a la tierra firme en sus principales ciudades costeras. 

Los ciudadanos europeos pueden entrar y circular por Italia simplemente con el carnet de identidad mientras que los ciudadanos no europeos necesitan el pasaporte. Obtener la documentación de acceso turístico es muy fácil y para cualquier requerimiento embajadas y consulados ofrecen un óptimo servicio de asistencia. 

Las normas de tráfico están reguladas por el llamado “Codice della Strada”, válido únicamente en el territorio italiano. Debido a la variedad territorial es recomendable obedecer con atención las señales del territorio en el que se encuentra.  

La capacidad de acogida turística de Italia se adecúa a los más altos estándares internacionales y se conjuga con la pasión y la hospitalidad típica de los italianos. 

El clima es templado y soleado, aunque se recomienda siempre informarse sobre la situación meteorológica del país.

Ver más relacionados
Ver más de Luigina Sanabria
Ver más en Viajes

Dejar comentario

Recomendación para ti

Presenta Secretaría de Salud exposición “Regala Vida” del fotógrafo Eduardo Bennett

Sonora, México.- Para fomentar la cultura de la donación de órganos, la Secretaría de Salu…